jueves, 30 de noviembre de 2017

Your name

Pocas veces en occidente se le da la oportunidad al cine de animación (y a casi cualquier tipo de cine ya sea dicho de paso) proveniente de la tierra del sol naciente. Menos aún cuando ésta insiste en seguir siendo en 2D, cuando ya estamos más que acostumbrados a la animación por ordenador. Y sí, Pixar, Disney y Dreamworks hacen obras maestras (especialmente la primera), pero los japoneses también saben de eso, y en muchas ocasiones superan a las otras en casi todos los aspectos: técnica, imagen, ritmo, intención, profundidad, música...
Este es el caso de esta película, Your name, la cual llegó a mis oídos primero porque hablaban maravillas de su banda sonora; luego, bicheando por internet, vi que la recomendaban altamente y que las buenas críticas y premios abundaban, y la verdad es que no defrauda.

Resultado de imagen de your nameLa premisa es muy simple aunque ya vaticina un universo lleno de posibilidades: Mitsuha es una muchacha de pueblo y Taki es un chico de la misma edad pero de la gran ciudad. No se conocen, pero por algún extraño fenómeno intercambian sus cuerpos durante el sueño, siendo algunos días ellos mismos y otros estando en el cuerpo del contrario.  La trama se mueve entre lo cómico de la situación, el buscar una explicación y una historia de amor diferente al tener que entenderse el uno al otro de alguna forma par poder llevar la situación con normalidad. Algunos giros inesperados harán que la película no pierda el interés en ningún momento y vaya creciendo.
Es el ritmo precisamente una de las características que hacen que la película vaya creciendo en interés por saber cómo acabará la historia de estos dos personajes, muy  bien tratados, lo que provoca también que nos sintamos unidos a ellos y su destino. La fantasía no llega a entorpecer para nada lo real de lo que nos cuenta, es un aspecto más que sobrevuela la película pero que no te hace salirte de ella con excesivo toque sobrenatural.
El apartado técnico es espectacular empezando por la música como ya dije. Las animaciones y efectos son muy naturales y realistas, abundantes en detalles y perfección, lo que demuestra que no hace falta la animación por ordenador para conseguirlo.

Una historia de amor diferente, preciosa, juvenil que no tiene desperdicio. Tal vez lo "dibujos animados" no ayuden a creer esto; pero de verdad, merece la pena darle una oportunidad a la historia que se nos cuenta aquí, porque no tiene nada que envidiarle a cualquier otra película que consideremos un clásico romántico (ojo, que ésta tampoco es que se pueda meter en ese saco porque entre sus muchas cualidades está que el equilibrio consigue que no acabe siendo un pastelazo romanticón)... y por supuesto, mil veces mejor que la historia de amor de Crepúsculo.

domingo, 19 de noviembre de 2017

La farsa y los trileros I


La farsa y los trileros es una novela histórica, que tiene más de historia que de novela. Los personajes apenas son una excusa para hablar de una época de la historia de España, como es la Guerra Civil, y soltarte algunas anécdotas curiosas (aunque no sé si todas ciertas). Por un lado está bien a mi gusto porque me gusta aprender esas cosas de un libro, pero por otro, no acaba de satisfacer del todo su lectura, porque se hace cansina al vendértelo como una novela, incluso un thriller.
La historia nos cuenta la vida de Bernat, un niño que vive en Barcelona en mitad de un ambiente anarco-sindicalista en los años previos a la segunda República. Sus padres entonces deciden enviarlo a Perpignant a seguir los estudios para alejarlo de dichos ambientes, y allí precisamente se encuentra la influencia opuesta, mediante unos estudiantes de medicina fieles a la doctrina de Primo de Rivera. Bernat acaba también convencido, y gracias a sus dotes memorísticas, poco a poco va introduciéndose en la Falange y subiendo escaños mientras le van facilitando todo. Incluso trabaja de intermediario en las relaciones entre España y Alemania, con Franco y Hitler de por medio.

Resultado de imagen de La farsa y los trileros I

También se nos introduce la historia de dos trileros, el Chato y el Peret, que después de unos problemas en Barcelona y Madrid, se van al sur a alistarse voluntariamente en la legión. No se vuelve a saber nada de ellos.

El ritmo de la novela es cambiante. Algunos episodios de la vida de Bernat se cuentan de una volada, y al final acaba ralentizando tanto que resulta lento de más, lleno de anécdotas que sobran y hacen que la cosa no avance. Algunos episodios incluso son contados varias veces de pe a pa desde distintos puntos de vista; si ya lo hemos leído una vez ¿qué necesidad de leerlo veinte páginas más adelante otra vez?
Los personajes sin profundidad ninguna. Bernat es solo una marioneta con suerte al que todo le viene de perlas, lo adoran sin sentido, le depositan una confianza inusitada y no le pasa absolutamente nada. Ni siquiera los flirteos con distintas muchachas (con las que también tiene una flor en el culo) te hacen preocuparte por su sino en el tema del amor pues da la sensación que podría estar con quien quisiese con solo chasquear los dedos. El personaje apenas interioriza ni se cuestiona sus ideales, algo que la verdad yo estaba esperando porque el libro lo pide a voces para no sentirte inmerso en una propaganda fascista (que no digo que lo sea, eh). Y los otros personajes que tienen sus capítulos propios al principio y parece que iban a compartir protagonismo con Bernat, desaparecen y no se vuelve a saber nada de ellos; y eso que el título del libro hace más alusión a ellos.
Se supone que este es el primero de una tetralogía y aparecerán más adelante, a lo mejor aportando algo más de intriga, quién sabe. Esto también hace que el libro acabe de una manera demasiado brusca, sin buscar la intriga ni el interés, sino como el que deja el libro a mitad de un capítulo sin más.

En fin, le deseo más suerte en la continuación si consigue sacarla adelante, pero no creo que cuente con mi tiempo.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Atlanta



Hacía tiempo que no me fulminaba una serie en apenas dos o tres ratos de tiempo libre delante del ordenador. Con una primera temporada de sólo diez capítulos de veinte minutos no costó mucho, pero si hubiesen sido doscientos, no habría dejado la serie por ninguna otra cosa.
Creada y dirigida por Donald Glover, al que podemos disfrutar también en Community (altamente recomendadas sus primeras temporadas), la serie es un ejemplo magnífico de comedia de autor desde la simpleza de facturación, pero con un guión magnífico, que aúna lo reivindicativo con el humor a carcajada y a veces absurdo. En cada episodio no se sabe qué te puedes encontrar, una parodia absurda al mundo de la televisión o una dura escena de violencia policial; eso sí, la crítica va a estar presente, sobre todo en el tema racial y la desigualdad. Cada uno de los capítulos deja un poso, un pensamiento que da vueltas a la cabeza porque no se queda solo en la risa fácil; busca cuestionar cosas.
Resultado de imagen de atlanta serieEl protagonista, Earl, está prácticamente arruinado y se ve obligado a vivir con su ex y su hija para tener un techo sobre su cabeza. Ve una oportunidad de oro intentando convertirse en el manager de su primo Papper Boy que es rapero, pero sus diferentes visiones del arte harán que no sea fácil. El trío protagonista lo completa Marius, el amigo inseparable de Papper Boy y el encargado de todo los trapicheos, un personaje sin desperdicio. El tratamiento de estos personajes hace sentir que los conoces en seguida, y sobre todo Earl, con el que acabas simpatizando y empatizando sin remedio.

La serie ganó el globo de oro y el emmy a mejor serie de comedia este año, y por algo será. Merece la pena y mucho. Eso sí, en versión original. No la he visto doblada pero dudo que todos los matices del estilo de habla de los personajes que aparecen no se alteren al hacer el doblaje. Aquí en España, como no, pasó inadvertida y maltratada por el horario, mientras repiten hasta la saciedad mierdones como La que se avecina. Pero qué queremos, si es fiel reflejo de la España de pandereta en la que vivimos y que realimentamos nosotros mismos.

lunes, 2 de octubre de 2017

La llamada de las brujas

Resultado de imagen de la llamada de las brujasMe he encontrado con un problema principal al leer este libro, y es que, aunque no me considero ni mucho menos un experto lector (me queda mucho por leer y por desgracia el día que la lápida me reclame seguirá quedándome), sí que he leído ya bastante como para que un libro de estas características consiga llamarme la atención o lo considere como un buen libro. Francamente me parece un buen libro juvenil, para lectores de entre 12 y 16 años... el problema es que está recomendado para adultos o al menos eso pone en la ficha técnica.

La historia se centra en tres mujeres, abuela, madre e hija, que viven en un páramo de Inglaterra con un gran poder en su interior, y ellas llevan custodiando ese poder desde hace centurias. Son brujas que mantienen oculta su verdadera naturaleza para poder pasar desapercibidas. Pero un gran peligro parece acechar ahora ese lugar, por distintas señales que perciben, y estarán dispuesta a recurrir a la llamada de las brujas para defenderlo a toda costa, aunque eso mismo les pueda costar la vida a las tres.

¿Por qué no me ha parecido un libro interesante a nivel adulto? El libro se lee en un suspiro, es corto y toda la acción se acumula sin más rodeo para conducirnos al desenlace final. El autor no busca nada más, sólo contarnos una historia, crear unas causas para llevarnos a sus consecuencias. No da mucho que pensar, ni se introduce profundamente en dilemas o pensamientos, por los que pasa por encima sin darles casi importancia. A los personajes por eso mismo les falta profundidad y los veo muy estereotipados.
La prosa me parece muy sencilla, sin requiebros, sin recursos. Con la excusa de la magia le da explicación a todo para que salga bien, para conducirnos al final que él quiere. Como adulto leo algo así, y pienso que no soy su público, o que piensa que somos cortos de entendederas. Algunos personajes no tienen sentido, o simplemente aparecen precisamente para servir de apoyo a esas explicaciones absurdas a las que me he referido antes. La aparición de la antagonista me parece floja, sin gancho, no asusta ni da sensación de poder.
Algunas otras cosas aparecen sin contexto, de la nada, sin saber de dónde salen.
El motivo que mueve a algunos personajes me parece flojo, o incongruente en algunos casos, sobre todo en los personajes de más importancia, y eso hace que pierda credibilidad la historia. Es una historia que viendo el final, podría haberse resuelto de otro modo...pero claro, entonces no habría historia.
Promete un final apoteósico y  me parece flojete. Y sobro todo previsible.

Una cosa buena. En cada capítulo sabe manejar los tiempos para conducirnos a un pequeño cliffhunger que te deja con algo de intriga. Reconozco que eso está bien trabajado.

Desde mi punto de vista adulto puede que haya sido duro, pero es la sensación que me deja. Ahora, si tuviera que valorarlo para el público al que creo que debería estar dirigido, me parece un libro muy interesante y entretenido. La temática de las brujas es muy atractiva, los personajes estereotipados gustan a esas edades y el final les sorprenderá y emocionará. Es un buen libro para jóvenes preadolescentes, un paso entre la literatura más puramente infantil y la literatura con mayúsculas. En este aspecto no tengo ninguna queja, aunque sí echaría en falta de todos modos más profundidad de pensamiento y sentimiento en los personajes, especialmente en las tres protagonistas.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Caen estrellas fugaces

Una muy buena novela que mezcla el thriller, policíaco, novela histórica y gótica o de terror, escrita a dúo por Jose Gil Romero y Goretti Irisarri. Con mas luces que sombras, es una lectura más que entretenida e interesante con estilo cinematográfico, donde brilla sobre todo su gran documentación de la época. Aunque el ritmo flojea en algunas partes, es capaz de mantenerte enganchado a lo largo de casi toda su trama.
Resultado de imagen de caen estrellas fugacesLa historia sucede a mediados del siglo XIX en una Madrid en pleno crecimiento, pero con sus rincones oscuros y secretos. Durante una noche tormentosa, un evento extraño sucede en el patio de una cárcel: lo que parece ser la aparición de un ángel sin alas. Este caso unirá azarosamente a los protagonistas que componen la novela: una vidente invidente, un antiguo investigador de milagros falsos cojo, un inteligente inspector de policía, un conde que oculta un lado oscuro... Los personajes buscarán la respuesta de este sucesos y otros que van surgiendo entre lo paranormal y lo real, sin llegar a saber bien qué debemos creer.

El comienzo de la novela me pareció bastante bueno, con ritmo trepidante y una introducción a la trama que te deja con ganas de más. Aunque el ritmo decae un poco después, el desarrollo de los acontecimientos van empujando a los protagonistas hacia un climax que se va anunciando poco a poco y que devuelve el ritmo a la novela en un final bastante aceptable. A pesar de todo, el final queda abierto para una supuesta continuación, y con algunas preguntas sin responder que dejan un sabor agridulce.
La novela se sostiene muy bien a lo largo de sus extensos capítulos con una ambientación y recreación del Madrid del 1859, que se convierte en un personaje más. Sus autores nos conducen como guías turísticos profesionales por sus calles y edificios, tanto de la época en la que se basa como de lo que acabarán siendo hoy en día. Son innumerables las anécdotas que se cuentan de la capital, así como los cameos o apariciones de personajes históricos e ilustres.
Los personajes funcionan bastante bien. Tiene un trasfondo bastante cuidado aunque dejan en algunos casos alguna laguna o duda en sus historias (tal vez pensando en la continuación). El contraste que se crea entre unos y otros, las luces y sombras de cada uno de ellos, hace que no sepamos si estar a favor o en contra, lo que les da credibilidad y realismo.

Hacía bastante tiempo que una novela española no me parecía tan interesante, entretenida y diferente. Merece mucho la pena leerlo, tanto por la historia con minúscula, la de sus personajes y acciones; como la Historia con mayúsculas, la de Madrid decimonónico.

miércoles, 19 de abril de 2017

El curioso incidente del perro a medianoche


Este maravilloso librito que se lee en una tarde o dos, cuenta la historia de Christopher, un muchacho de 15 años con síndrome de Asperger, obsesionado por las matemáticas y por las historias de detectives. La novela está genialmente contada desde el punto de vista de Christopher, de hecho lo cuenta como si fuera el libro que va escribiendo de sus aventuras detectivescas -que no deja de tener una gran analogía con el Quijote-, y empieza cuando descubre al perro de la vecina muerto en el jardín. Es entonces cuando decide emular a su personaje favorito, Sherlock Holmes, e investigar el accidente, sin saber que se verá obligado a hacer cosas que jamás se hubiese atrevido a hacer y  descubriendo otros secretos que lo cambiarán todo.

Resultado de imagen de el curioso incidente del perro a medianocheSu autor, Mark Haddon, consigue magistralmente introducirse en la forma de pensar y percibir las cosas de un adolescente con Asperger, con su pensamiento matemático y deductivo, sus manías, sus pautas, su incomprensión ante las metáforas o el juego de palabras, su manera de relacionarse con los demás. La forma de utilizar el lenguaje es sencillo, abusando de coletillas, como correspondería a la voz del protagonista. Constantemente llena de ejemplos y problemas matemáticos, desviándose del tema, sacando recuerdos del pasado, el libro se convierte en un viaje estupendo por una mente diferente, para la cual las cosas que al resto son sencillas y cotidianas, para ella es toda una odisea (o al contrario cuando se refiere a temas matemáticos).
Un libro que en sus pocas páginas puede sacarte una sonrisa o un momento de tristeza a partes iguales. Nos muestra un mundo que muchas veces los adultos no entienden o no se molestan en entender, ante unos ojos que ni siquiera se dan cuenta de ello.
Una lectura muy agradable y recomendable de esas que se acabarán repitiendo con el paso del tiempo.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Estás sola


Estás sola es una historia de supervivencia protagonizada por una mujer que se presenta a un reality televisivo. Lo que ignora es que, mientras está participando, el mundo real se ha convertido en un campo de supervivencia real, donde de verdad tendrá que demostrar sus capacidades para seguir adelante.
El libro nos sitúa desde dos puntos de vista diferente y desde dos tiempos diferentes. Primero desde el punto de vista de la protagonista, Zoo, en un presente; y otro desde una voz narrativa en el pasado que va contando lo que sucede en el reality desde su comienzo. De este modo se nos presentan unos hechos que despiertan la curiosidad por saber cómo se ha llegado ahí.

Resultado de imagen de estas sola
Aunque el ritmo interno de la novela es ágil, describiendo la acción constantemente, el ritmo general me parece lento. Las situaciones me parecen repetitivas y da la sensación de que las páginas se van acabando pero no hemos avanzado nada. Los capítulos dedicados a lo que pasa en el reality a veces parece una simple transcripción de un programa, en el que los personajes no tienen chicha, no enganchan. La única, lógicamente, la protagonista, ya que nos acompaña toda la novela.
El libro intenta una mezcla de géneros o historias - sobre todo la serie británica Dead set -, pero sin llegar a brillar en ninguna ni ofrecer nada nuevo o sorprendente.
Lo que sí se puede destacar es cómo trata el tema de la manipulación televisiva, sacando a la luz el narrador los entresijos y trampas que un tele espectador no vería, haciendo así al lector cómplice de esa trampa. El punto fuerte para mí es el juego de dudas que se genera al tiempo que acompañamos a la protagonista cuando se queda sola en el mundo. No llegamos a saber durante mucho tiempo si lo que pasa es real o sigue siendo parte del juego. Los pensamientos que surgen en el personaje nos acaban convenciendo de que puede ser tanto una cosa como otra, y esa intriga es lo que nos permite seguir con algo de interés el libro y su conclusión.
En general, es un libro fácil de leer, rápido, asequible, pero que en mi opinión no ofrece nada nuevo, teniendo en cuenta que es el primer libro de la escritora, Alexandra Oliva; sin embargo, me parece que tiene cualidades en ciertos aspectos a la hora de tratar la psicología del personaje principal que pueden dar buenos frutos en futuros libros.